jueves, 20 de septiembre de 2012

Cobo (XVII Jornadas Internacionales del Cómic de la Villa de Avilés III)



A pesar de que ésta es mi tercera experiencia en las Jornadas del Cómic de Avilés, a este “personaje” no lo conocía. Por lo que pude enterarme, es uno de las cinco personas que han estado presentes en todas y cada una de las diecisiete jornadas que han tenido lugar hasta la fecha. Sin embargo, no es una figura comparable a las otras cuatro, antes bien, yo diría que su reino no es de este mundo.
Para alguien que no lo conozca, como yo hasta hace bien poco, es difícil de imaginar. Es el último responsable de que el boletín informativo sobre las jornadas (“La Guía”) salga los lun…,los mart…,…salga.
Y no creáis que eso no tiene trabajo, no. Hay que lidiar con los archivos enviados por los distintos colaboradores que , a pesar de estar todos en el mismo formato, unos se abren y otros no. Y tener mucho cuidado y repasar todo lo que se va a publicar porque si no, puede darse el caso de que donde debería poner “Fonollosa” acabe poniendo “Follonosa”, por ponerte un  ejemplo; errores que, por supuesto, hay que achacar al corrector de Word.
No sé si me estoy explicando con suficiente claridad. Como ya os he dicho es bastante complicado intentar describirlo. Para que os hagáis una idea de lo que intento decir, se trata de  una de las pocas personas que puede decir que ha sido perseguido por un tipo disfrazado del Comediante, pero más cachas, para que deje de increpar a su novia.
 O que, a pesar de haber escuchado con claridad que, para hablar por el megáfono hay que pulsar el botón derecho antes, él lo oprimía y no se le escuchaba. En fin, todo esto y mucho más lo convierte en la víctima perfecta del Club Búfalo ( del que ya os hablaré en otra ocasión). De hecho, consiguió el primer premio de este club al ser el más sorprendido infringiendo su norma de oro.
Para terminar solo decir que, al final, Cobo resulta ser como Matrix: “Por desgracia no se puede explicar con palabras qué es Cobo…,has de verlo con tus propios ojos”.

P.D: Siempre desde el cariño y la admiración, Cobin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada