lunes, 18 de junio de 2012

¿Qué ocurrió con John Byrne?


Si bien es cierto que esperar de  un autor que sea incombustible es mucho esperar, hay un pequeño grupo de elegidos que son capaces de conseguirlo. Pero, cuando un talento como el de John Byrne desaparece del panorama internacional, te hace preguntarte qué ha ocurrido. 

Comienza como dibujante de estilo muy personal, de una línea difícil de calificar, porque decir de ella solamente que es clara y fluida resulta injusto y escaso. Su composición de página muy efectiva, dosificando con gran acierto los planos espectaculares consiguiendo el ritmo narrativo precisado por cada historia.

 Sin su dibujo, Uncanny X-Men hubiese tardado mucho más en "despegar" aunque estoy convencido de que con el talento exclusivo de Chris Claremont hubiese sido más que suficiente (pero Lobezno no hubiese sido el mismo). Su trabajo en Los Vengadores me parece también digno de mención, y dejémoslo aquí porque podemos perdernos hablando únicamente de su talento gráfico.

Demostrada su valía con el lápiz, sus inquietudes artísticas dieron un paso más allá. Se le dio la oportunidad de escribir sus propias historias y acabó siendo responsable de una de las mejores etapas en Los 4 Fantásticos

La competencia tomó nota y le ofreció un contrato irrechazable. Iba a ser el encargado de revitalizar la joya de la corona de DC Comics: Superman. Al principio, criticado por profesionales resentidos por el abandono de Marvel; a la postre, reconocido por todos como uno de los mejores autores completos (o casi) de Norteamérica. En la cima de su carrera, crea la muy interesante Next Men para Dark Horse, pero ya sabéis lo caprichoso del mercado.

No todo fue brillante, claro, pero en definitiva, se constituyó como una referencia indiscutible e insustituible del 9º arte. 

Y un día, desapareció.

¿Qué sucedió? ¿Cómo pudo desaparecer tan bruscamente?Dejadme que investigue y mañana ( o cuando me permita el trabajo) os lo cuento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada